martes, 11 de julio de 2017

Rosquillas de la abuela



Este tipo de rosquillas fritas son un postre que no puede faltar en las fiestas de mi casa, y es la forma típica de hacerlas en Orense.

Para una docena de rosquillas:

Ingredientes:

Para la masa:
250 g de harina
1/2 sobre de levadura tipo Royal
2 huevos
2 cucharadas de leche
3 cucharadas de azúcar
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1/2 chupito de anís
ralladura de medio limón y media naranja

Para freír las rosquillas:
Aceite de oliva de girasol o de oliva muy suave
unos trozos de corteza de limón (la parte amarilla)

Para recubrir las rosquillas (almíbar):
150 g de azúcar
75 ml de agua

Elaboración:

Lavamos la naranja y el limón y los rallamos. Hay que tener cuidado de no rallar la parte blanca porque es más amarga.
A continuación, batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla esté espumosa. Añadimos la leche, las ralladuras y el anís y batimos un poco más.
Añadimos ahora el aceite de oliva virgen extra y seguimos batiendo para que se integre con el resto.
Unimos la levadura Royal con la harina y la añadimos poco a poco a la mezcla anterior hasta conseguir una masa de aspecto un poco pegajoso, pero que se pueda manejar como para hacer bolitas. Esta masa con toda la harina integrada, la dejaremos reposar un par de horas en la nevera hecha una bola y envuelta en film transparente.

Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, preparamos la sartén con abundante aceite al que añadiremos un par de trozos de corteza de limón para aromatizarla. Dejamos que se caliente a fuego lento, y cuando esté caliente retiramos el limón y comenzamos a freír las rosquillas.
Para elaborar las rosquillas, podemos untarnos muy ligeramente las manos con un poco de aceite, así no se nos pegará la masa. Vamos haciendo bolitas pequeñas y les abrimos un gran agujero en el centro, estirando la masa hacia los lados (ya que al freírse, las rosquillas se hincharán y el agujero tiende a cerrarse) antes de echarlas en el aceite caliente.
Una vez fritas, las vamos sacando y depositando sobre papel absorbente de cocina, para retirar el exceso de aceite. Las dejamos enfriar.

Para elaborar el almíbar, mezclamos el azúcar y el agua en una olla y lo ponemos al fuego. Después de 10 minutos de cocción, apagamos el fuego, esperamos un minuto vamos mojando las rosquillas en este almíbar. Las dejamos secar sobre una rejilla... ¡Y a disfrutar!

miércoles, 29 de marzo de 2017

Filloas




Un postre tradicional en Galicia, muy similar a los frixuelos asturianos o a las crepes, con una preparación muy sencilla y que además podemos acompañar de mermeladas, cremas, siropes... O comerlas tal cual con un poco de azúcar. ¡Deliciosas!

Ingredientes:
2 huevos grandes
1/2 litro de leche entera
1 pellizco de sal
200 g de harina
20 g de azúcar
50 g de mantequilla

Elaboración:

La preparación de la masa es tan sencilla como poner todos los ingredientes en un bol (excepto la mantequilla) y batirlos con la batidora sin que queden grumos. Es conveniente dejar reposar la masa una hora, aunque no imprescindible.
En una sartén antiadherente ponemos un poco de mantequilla, de forma que todo el fondo quede engrasado pero sin pasarnos.
Cuando esté caliente la sartén echamos la crema de manera que cubra todo el fondo, pero una capa muy fina. Una manera es coger un poco de crema en un cucharón, verterla en una zona de la sartén y luego levantar esta e inclinarla y girarla de forma que la masa se vaya extendiendo hasta cubrir el fondo. Es cuestión de práctica -;)
En quince o veinte segundos veremos que empieza a tostarse por el borde, en ese momento levantamos la filloa con un tenedor y le damos la vuelta, para que se tueste por el otro lado.
Vamos apilando las filloas hechas en un plato; si no pensamos en acompañarlas de nada más, las espolvoreamos con azúcar a medida que las vamos depositando en el plato.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Goulash de ternera (Thermomix)



Por fin llegó el otoño... Me refiero en el aspecto meteorológico, porque hoy es el primer día de lluvia y temperaturas un poco más bajas por aquí. Un día perfecto para meterse en la cocina y preparar algún plato de ese tipo de comida que representa tan bien el término anglosajón comfort food, y que hace referencia a la comida de casa, la tradicional, la que reconforta, la que tiende a proporcionar sensaciones agradables no solo en el paladar, sino también en las emociones. Algo así es este guiso de ternera del que hoy os traigo la receta:

Ingredientes:

15 g de dientes de ajo
40 g de aceite de oliva virgen extra
300 g de cebollas
600 g de ternera para guisar
100 g de zanahorias
300 g de tomate natural triturado
100 g de vino tinto
sal, pimienta, laurel
una cucharadita de pimentón de La Vera (dulce; opcionalmente un poco más de picante)

Elaboración:

Volcamos en el vaso los ajos enteros y los trituramos pulsando dos veces el botón turbo. Con una espátula, bajamos los trocitos esparcidos por el vaso. Agregamos el aceite y los sofreímos, 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Añadimos la cebolla en trozos grandes y la picamos durante 4 segundos en velocidad 5. La sofreímos programando 7 minutos en temperatura Varoma y velocidad 1.

Colocamos la mariposa en las cuchillas, pulsamos el botón de giro a la izquierda, volcamos la carne que habremos previamente salpimentado, y la sofreímos programando 5 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1.

Añadimos ahora las zanahorias, el tomate, la sal, la pimienta, el pimentón, el laurel y el vino y programamos 25 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1.

Se puede aprovechar para poner en el recipiente Varoma unas rodajas de patata que se cocinarán al vapor al mismo tiempo, y nos sirven para acompañar a la carne.

domingo, 10 de enero de 2016

Berenjenas a la parmesana


Os dejo hoy esta receta italiana que, sin duda, es una de las formas más conocidas de preparar las berenjenas. Y es que una receta tan sencilla, sana y deliciosa no puede ser más que un éxito asegurado.

Ingredientes:

2 dientes de ajo
una cebolla mediana
600 g de tomate triturado
dos berenjenas grandes
100 g de queso parmesano rallado
100 g de mozarella fresca
sal, pimienta, aceite de oliva

Elaboración:

Por un lado preparamos una salsa de tomate sofriendo en un poco de aceite de oliva el ajo y la cebolla picados. Cuando la cebolla se ponga transparente, añadimos el tomate triturado, salpimentamos y dejamos cocinar la salsa tapada, unos veinte minutos.

Por otro lado, debemos asar las berenjenas que habremos cortado en rodajas de, aproximadamente, un centímetro de grosor. Par ello las ponemos en la bandeja del horno (previamente engrasada) en una sola capa, y las rociamos con un poco de aceite de oliva. Las aliñamos con sal  un poco de orégano y las metemos al horno a 180º hasta que estén blandas.

En un recipiente apto para el horno vamos montando capas en el siguiente orden: salsa de tomate, rodajas de berenjena asada y queso parmesano rallado, terminando con una capa de salsa de tomate.
Cubrimos con más parmesano y unos trozos de mozarella fresca, y horneamos durante una media hora, hasta que adquiera un bonito color dorado.

domingo, 21 de junio de 2015

Bizcocho de chocolate y yogur, en microondas.



Es posible tener un delicioso bizcocho de chocolate en solo seis minutos. Bueno, tal vez un poco más si contamos también el tiempo de reposo para que se enfríe un poco antes de poder hincarle el diente... En cualquier caso, ya no hay excusa para disfrutar de un postre casero, que además en este caso no lleva ningún tipo de grasa añadida: ni mantequilla ni aceite.

Tomad nota, y veréis que en cuanto lo probéis, pasará a ser uno de los habituales en vuestro repertorio de bizcochos. Cuando estos se cocinan en el microondas, tienen un acabado húmedo que los hace muy jugosos. Este, particularmente, me ha parecido no solo exquisito para comer tal cual, sino una base muy tierna para cualquier tipo de tarta... Ahí lo dejo. 

Ingredientes:

150 g de chocolate con un 52% de cacao
120 g de azúcar
4 huevos
1 yogur natural desnatado
170 g de harina de trigo
Un sobrecito de levadura química de repostería (Royal) 

Elaboración:

Separamos el chocolate en onzas y las derretimos en el microondas, a 650 vatios en 1 o 2 minutos. Es conveniente hacerlo poco a poco para evitar que se queme, teniendo en cuenta que las onzas pueden estar ya fundidas y conservar aún la forma, por lo que bastará con aplastarlas y remover un poco con un tenedor para completar el proceso.

Batimos ahora los huevos con el azúcar con las varillas de la batidora o en un robot de cocina, hasta que queden blancos y espumosos.

Añadimos el chocolate fundido y lo mezclamos, ya a mano y con movimientos suaves. Incorporamos de la misma manera el yogur.

Mezclamos la harina y la levadura y la añadimos de golpe a la mezcla, y integrándola igualmente a mano y con movimientos suaves.

Cogemos un molde apto para microondas, de unos 26 cm de diámetro, o incluso 28, ya que la mezcla tiene que quedar lo más extendida posible para que las microondas puedan llegar hasta el centro de la misma. Pintamos su interior con una brocha de cocina y aceite de oliva. Vertemos la mezcla en el molde y la repartimos uniformemente.

Cocinamos en el microondas, a 750 vatios durante 6 minutos, dejando un reposo posterior de 5 minutos, durante los cuales el bizcocho termina de cocinarse. Transcurrido este tiempo, si pinchamos con una aguja en el centro comprobaremos que sale totalmente limpia. 

Como ya he comentado, el aspecto de la superficie del bizcocho parece mojada, pero si la tocamos con el dedo, veremos que está bien cocido.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...