domingo, 13 de octubre de 2013

Dulce de membrillo




Parece que este año el otoño no llegara nunca, la verdad es que andamos todos un poco despistados, con un revuelto de ropa de verano y alguna que otra prenda que va y viene del armario de invierno. Aún así, hay signos inequívocos que nos recuerdan que estamos en octubre, y que poco falta para ver alfombras crujientes de hojas secas por las calles y colores marrones y amarillos: los higos, los membrillos, las manzanas...
Este año he tenido la suerte de que me han regalado unos cuantos membrillos, así que por primera vez en mi vida he hecho carne de membrillo, o dulce de membrillo, o como más os guste llamarlo. Mi madre lo hace todos los años, así que no dudé en recurrir a ella para que me diera la receta y sus secretos, que ahora comparto con todos vosotros.

Ingredientes (no pongo las cantidades, luego os explico cómo se calculan):

Membrillos
Azúcar

Preparación:

Lavamos los membrillos cuidadosamente, mejor con la ayuda de una esponja limpia para eliminar la posible suciedad que tengan en la piel. Si tienen alguna parte negra o "fea" podemos eliminarla con un cuchillo, pero no los pelaremos, ya que es en la piel donde contienen parte de la pectina que hará que el dulce se espese.
Los descorazonamos, despepitamos y los partimos en trozos.
Pesamos los trozos de membrillo. Algunas recetas ponen el mismo peso de azúcar que de fruta, pero en mi caso utilicé la siguiente relación: para 1 kg de membrillos, 750 g de azúcar.
En una olla grande ponemos los trozos de membrillo y añadimos el azúcar. Dejamos reposar toda la noche, o unas ocho horas. Transcurrido este tiempo veremos que, como resultado de la maceración, el azúcar se ha disuelto, apareciendo una especie de jarabe.
Cocinamos el contenido de la olla al fuego, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera. Aquí tendremos que observar, un poco a ojo, hasta que la fruta se ponga blanda y tenga el característico color caramelo del dulce terminado. Entonces lo trituraremos todo con una batidora eléctrica, dejándolo cocer un poco más si vemos que está demasiado líquido (aunque hay que tener en cuenta que al enfriarse espesará más).
Vertemos rápidamente en los recipientes que lo vayamos a conservar, lo tapamos y refrigeramos.




6 comentarios:

  1. Vaya... pues mira que estaba yo pensando justamente en esto, me acaban de ofrecer membrillos y nunca he preparado dulce de membrillo en casa. Me has venido bien, porque yo pensaba que era algo más como una mermelada y ya me iba a lanzar!

    ResponderEliminar
  2. Que buena propuesta , ahora que están los membrillos en su mejor momento----Besitos...

    ResponderEliminar
  3. ¿Para repostar toda la noche se pone sólo el membrillo con el azúcar? ¿y luego se cuece sin agua ni nada?

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, ayla88, verás que después de dejarlo reposando toda la noche los trozos de membrillo están flotando sobre un líquido, una especie de jarabe. No se añade nada más.

    ResponderEliminar
  5. Que rico ha de estar.
    La presentación, genial!
    Un saludo.

    Kui_Netes

    ResponderEliminar

  6. Hola Nieves,

    ¡Hemos visto que tienes muchas recetas en tu blog! Te queremos presentar la página Todareceta.es, donde nuestros más de 130.000 visitantes diarios pueden buscar entre más de 390.000 recetas de blogs y sitios web. También hemos creado el Top blogs de recetas, donde podrás encontrar cientos de blogs que ya se han añadido y al que puedes añadir el tuyo. Nosotros indexamos tus recetas y los usuarios las podrán encontrar usando nuestro buscador. ¡Y no te tienes que preocupar, porque todo es gratuito!

    Todareceta.es tiene páginas hermanas en Suecia, Inglaterra, EEUU y Francia, entre muchos otros países. ¿Quieres formar parte de esta gran familia?

    ¡Estamos a tu disposición!

    Todareceta.es

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...